El pleno del Congreso del Estado aprobó un Punto de Acuerdo presentado por el diputado Manuel Barrera Guillen, para exhortar a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y a las comisiones en la materia de las treinta y dos Entidades Federativas, para que con la misma determinación y vehemencia que defienden los derechos humanos de los victimarios hagan lo mismo con los equivalentes de las victimas e ofendidos. El exhorto también establece que se debe revisar al personal que integran sus plantillas laborales. En su Punto de Acuerdo, el presidente de la Comisión de Seguridad Pública, Prevención y Reinserción Social del Congreso del Estado, diputado Manuel Barrera Guillen, explica que “la Comisión Nacional de Derechos Humanos como todas las organizaciones que dicen defender los derechos humanos, únicamente los militares y policías atentan contra esos derechos, pues pasan por alto que también quienes forman parte de las fuerzas armadas y de seguridad, también son seres humanos, tienen familia, padres, hermanos, esposa e hijos”.  “Lo cierto es que hasta hoy, no se conoce un sólo caso en que las comisiones de derechos humanos, hayan salido en defensa de los caídos en la lucha contra los criminales, y sus familias han tenido que conformarse con vivir en el anonimato para no ser también víctimas de los delincuentes armados y los de cuello blanco.”, agregó. Explicó que “cuando la delincuencia toma por asalto a las ciudades, pueblos o comunidades pequeñas, esos mismos que los defienden son los primeros en salir a reclamar porque las autoridades no garantizan la seguridad de los ciudadanos, y por supuesto, primero de ellos, hasta el grado de acusar a todos los policías y militares de ser parte de los grupos criminales, sólo porque algunos malos elementos han infiltrado las instituciones de seguridad”.