La 4T en San Luis. Que se sepa, a tres años del triunfo del presidente López Obrador la llamada Cuarta Transformación no ha permeado a los estados de la república y sólo se mantiene como un recurso retórico de las mañaneras, en las que se ataca un día si otro también a los adversarios imaginarios. Es más, hoy Morena y sus aliados, el PVEM y el PT, tienen un número de gubernaturas que nunca soñaron, así como la mayoría de ayuntamientos, congresos locales y legislatura federal y no se ha conocido en tales estados ningún programa que busque aterrizar el discurso del lopezobradorismo basado en el estandarte  de “primero los pobres”. El tema viene a cuento porque el gobernador Ricardo Gallardo Cardona dijo el fin de semana, al atizar su confrontación con la burocracia estatal, que tanto en el Gobierno Federal como aquí se viven otros tiempos, es decir los de la Cuarta Transformación. No hace falta investigar mucho para darse cuenta que hasta ahora no existe un programa local para aterrizar la 4T. Las iniciativas que se han anunciado requieren de la aprobación del Congreso y la reforma de ciertas leyes. Si bien algunas de ellas beneficiarán a un amplio sector de la clase media es a aquellos que son dueños de un vehículo automotor. Esa clase media tan vilipendiada por el presidente debido sus afanes aspiracionistas y a la que ha etiquetado como enemiga de la 4T.

A diferencia del discurso presidencial que marca su raya con los empresarios, aquí existe una apertura hacia ese sector, quizá por la misma procedencia empresarial del gobernador. En cambio se ha visto una animadversión hacia la clase trabajadora, en este caso la burocracia estatal, que en los terrenos de un gobierno de izquierda y progresista sería uno de los bastiones a proteger. Está bien que se atiendan los reclamos de la sociedad como es la de rescatar los niveles de seguridad tal como se ha anunciado, pero hace falta conocer cómo es que este gobierno tratará de disminuir los indicadores ancestrales de pobreza y marginación en que subsisten miles de familias potosinas. Es un gran error pensar que aplicando únicamente los programas sociales del Gobierno Federal será suficiente para que salga adelante esa importante franja de potosinos. Está demostrado que se trata de programas clientelares que solo fomentan la dependencia de quienes viven en el rezago y la marginación. Esperamos que sólo sea por el escaso tiempo que lleva el nuevo gobierno que no haya presentado su programa social para atender primero a los pobres, como dice la 4T, y ponga también en marcha las acciones anticorrupción y de transparencia que fueron bandera en la campaña. Twitter: @MARCOHSLP