Cuenta regresiva. DEFINICIONES. El primer minuto del jueves inicia el periodo de reflexión para los electores del país que votarán el domingo 6 de junio y que con su sufragio definirán la nueva integración de la Cámara de Diputados, 15 gubernaturas, diputaciones locales y presidencias municipales. Siendo una elección intermedia está considerada la más grande de la historia por el número de cargos en disputa y el gran ejército de ciudadanos que tendrá a su cargo el cuidado de las votaciones. En la recta final la mayoría de los candidatos cerraron sus campañas y velan armas en lo que la moneda sigue en el aire. RIESGOS. Siendo las elecciones más cuidadas tienen sus riesgos, por un lado por las pasiones que desatan y se manifiestan en la guerra de lodo, como por los actos de violencia como los que hubo en varias regiones del país, pero por el otro por las evidentes intromisiones del Presidente Andrés Manuel López Obrador, quien públicamente admitió hacerlo para salvaguardar la democracia que, según la entiende, es la continuidad de su proyecto político. AMBICIONES. Las campañas realizadas en nuestro estado como en el resto del país son una muestra de que a las ambiciones políticas no las detiene ni la más apocalíptica de las pandemias como el coronavirus. Anunciadas como campañas diferentes en las que se observarían todas las medidas preventivas, lo cierto es que no hubo ninguna autoridad capaz de hacerles el menor extrañamiento. Los cierres de campaña como bailes incluidos fueron una demostración de que primero está el interés político que la salud de los potosinos. DESCALIFICACIONES. También nos advirtieron que serían unas campañas diferentes por el uso de nuevas tecnologías, pero lo cierto es que todas se basaron en el viejo esquema de las reuniones masivas y el reparto de propaganda. No vimos a políticos como los del primer mundo haciendo uso de las redes sociales para llegar a un mayor número de personas, sino a sus equipos enviando mensajes con deficiente producción y basados en el chisme, la injuria y la descalificación.

FUTURO. Ante todo ello el ciudadano de a pie tiene el poder de decidir el rumbo de la historia armado de su credencial de elector y una conciencia que no se venda ni no acepte presiones de nadie. En esta elección están en juego muchas cosas más que los cargos. Está en juego el futuro de cada municipio, de cada estado y en consecuencia del país mismo. Un voto masivo y razonado de los electores es la mejor respuesta para los ambiciosos, los aprovechados y los violentos que con el miedo intentan conservar el control de sus espacios. INCERTIDUMBRE. Si bien esta semana cesa toda actividad proselitista, es precisamente en la recta final en la que ocurrirán varios sucesos que contribuirán a la incertidumbre sobre quiénes serán los ganadores del proceso. Pese a lo que se diga no se trata de una elección cantada para nadie y habrá que permanecer al pendiente de los nuevos elementos que conformarán los posibles escenarios. Twitter: @MARCOHSLP