Los recalentados del fin de semana. CON ESO NOMÁS NOS CONFUNDEN, el arzobispo, Carlos Cabrero Romero, exhortó a la feligresía, y a la población en general, a empezar el 2022 trabajando, pero oficialmente el primer día del año es de asueto, no laboral pues, y en esta ocasión, para mayor abundancia, cayó en sábado y el siguiente, lógicamente, fue domingo, así como empezar el año trabajando. Corrieron versiones de que muchos empezaron el año en el recalentado, como es tradicional. En el recalentado de lo que quedó de la cena del día último y en el recalentado de la cama pues se quedaron bajo las cobijas la mayor parte del fin de semana porque la temperatura empezó a bajar. Uno quisiera hacer caso de la recomendación de empezar el año trabajando, pero hay cosas superiores a nuestra voluntad. Inició el año con un fin de semana, así como empezarlo trabajando.   EL DOMINGO NOS LLEGARON fuertes vientos fríos y se tuvo que cerrar la plaza de los Fundadores para desmontar el Árbol de Navidad. Unos días antes el secretario de Salud, Daniel Acosta Díaz de León, señaló que el incremento de contagios nos encamina a una crisis sanitaria, por las complicaciones de atención médica y hospitalaria que conlleva. El escenario de los primeros meses de la pandemia puede repetirse, dijo. El domingo en la noche, un comunicado urgente del gobernador del estado, anunció que el regreso a clases presenciales, programado para el 3 de enero de 2022, se pospone dos semanas, por el aumento de contagios. En redes sociales se difundió un video en el que, Ricardo Gallardo Cardona, informa de la medida preventiva que se tomó. Todos los sistemas educativos del estado, trabajarán a distancia en las dos siguientes semanas. El regreso al semáforo amarillo, dicen algunas fuentes, es inevitable y no hay que descartar que sea al naranja. Hay casos en la república, en los que ya se regresó al rojo en algunas ciudades, como en Tampico y Ciudad Madero, Tamaulipas. La cosa entonces es seria y no debemos tomar nada a la ligera. El gobierno tiene que hacer lo que le toca pero, también, cada individuo debe asumir su corresponsabilidad social y cuidarse. La variante ómicron está presente y es altamente contagiosa, aunque dicen que sus efectos son más leves no por eso deja de provocar muertes ni hay que bajar la guardia. Además, hay que tomar en cuenta que ya se han detectado casos de personas atacadas por lo que se conoce como flurona, gripe y coronavirus simultáneamente. Las recomendaciones son conocidas por todos, evitar las reuniones, usar cubrebocas, lavarse las manos seguido, mantener la sana distancia y ante los síntomas hacerse la prueba, ponerse en manos de los médicos y cumplir con la cuarentena o aislamiento necesario.

YA TUVIMOS LA EUFORIA navideña, ahora nos toca la cuesta de enero, hay que subirla con cuidado, para que no se nos convierta en despeñadero. Tenemos una escalada inflacionaria, aunque se diga que no, como en otros tiempos, hay que actuar con prudencia, para que no se nos desborde. Hay que administrar bien lo que se tiene y evitar despilfarros. De por sí, cada inicio de año, somos un pueblo muy empeñoso. Para subsistir, mientras llega la primera quincena, empeñamos mucho de lo que alegremente compramos en diciembre. Ahora podemos tener gastos inesperados por cuestiones de salud si no nos cuidamos. Están avisados, después no digan que nadie se los advirtió. EN TEMPORADAS DE INICIO de gobierno, lo normal es que los nuevos gobernantes, los últimos dos meses del año los pasen recibiendo la administración y enterándose de lo que tienen qué hacer y de lo que disponen para ello. Iniciando el siguiente año, ya con proyectos y presupuestos propios hay que esperar a que lleguen los recursos gestionados y las obras empiezan a arrancar por el mes de marzo. Hay que reconocer que ahora no ha sido así, hay evidencias de que desde el primer día se iniciaron algunos trabajos por cuenta del gobierno estatal y el del municipio de San Luis Potosí no se ha quedado atrás. En el caso de la capital, la rehabilitación de calles ya empezó en las que son clave para la movilidad urbana. También la rehabilitación de espacios públicos y unidades habitacionales. San Luis Potosí es un municipio que en algunas áreas requiere cirugía mayor, para todo se necesitan proyectos pero sobre todo, inversión. Enrique Galindo, ha iniciado una campaña de recaudación de los impuestos y derechos municipales, así como reajustes en el presupuesto que le dejaron, lo que le ha permitido iniciar trabajos desde que asumió el cargo. Esperemos que así siga, que mantenga el ritmo y dé resultados de acuerdo a las expectativas que generó en campaña, porque es importante montar la mula, pero más importante es aguantar lo reparos. NOSOTROS DECIMOS:

Espera el pueblo potosino

Que el empuje demostrado

No sea arranque de caballo fino

¡Y luego trote de jamelgo cansado!

adiestraysiniestra_3@hotmail.com  

adiestraysiniestra@yahoo.com.mx

Twitter: @FiliJuarezC