SON TRES LAS CANDIDATAS a la presidencia del Comité Directivo Estatal del PAN, Verónica Rodríguez, Lidia Argüello y Josefina Salazar. Aunque de ellas tendrá que escoger la militancia a su nueva dirigente, hay quienes ya definen dos categorías, la oficial y la oposición, en la oposición encuadran a Josefina Salazar y a Lidia Argüello. Aunque hay quienes dicen que el presidente, Juan Francisco Aguilar, se ha mostrado neutral y respetuoso del proceso interno, lo de oficial se le achaca a la ex regidora por su pertenencia al grupo de Xavier Azuara. Ese padrinazgo, dicen, es lo que le puede dar la posibilidad de lograr el triunfo, pero también, según otros, el que le puede frustrar su aspiración, porque un gran sector del panismo ya se convenció de que debe haber un cambio en la conducción de su partido y lo de Verónica Rodríguez más bien sería continuidad. La oposición, entonces, que representan, Josefina Salazar y Lidia Argüello, es a esa continuidad y debe estar enfocada a ofrecer ese cambio. Sin embargo dicen que está de por medio una de las actitudes clásicas de esa fuerza política, la de no ponerse de acuerdo para constituir una oposición fuerte, olvidando que la división de los opositores siempre juega en favor de los que tienen el control de la estructura o la dirigencia formal. Los opositores –en este caso opositoras- pueden ser mayoría pero al mantenerse divididos se reducen, solitos, a ser minorías. UN PANISTA DE LARGA TRAYECTORIA y que ha transitados por todas las etapas y transiciones internas, nos comentó que a su juicio, Josefina y Lidia, representan dos elementos esenciales que garantizarían el cambio que se necesita, que más que institucional es de dirigentes y de estrategias. Es el de hacer a un lado el pragmatismo que ha terminado por favorecer a unos pocos, para dar paso a la democracia interna partidista con mayor apertura a la participación y apego los ideales políticos y de doctrina que los deben guiar. Una cosa es luchar por el reparto de posiciones y otra ser oposición real y responsable ante prácticas de gobierno que son inapropiadas o de plano nefastas socialmente. Oponerse a los abusos de poder y mantener banderas de legalidad, muchas veces evita negociaciones y arreglos con el poder, subrepticios pero redituables y convenientes. Josefina Salazar, dice, representa tiene habilidades para la operación políticos, sabe de campañas y activismo, tiene lazos con liderazgos naturales y conoce la estructura y sus particularidades en todas las regiones del estado. Lidia Argüello, sabe de leyes, de defensa electoral, domina los principios doctrinarios y estatutarios, además de conocer la historia partidista y su desarrollo. Sumado eso, harían un equipo en el que el activismo y los principios estarían en el plan de trabajo, la dirigencia tendría capacidad de movilización y de convocatoria pero también sustento ideológico y enfoque legal adecuado. Lamentablemente, nos comentó, lo más seguro es que cada una siga por su cuenta.

HAY QUIENES DICEN, sin demeritar la trayectoria de Lidia Argüello, remarcan, que la competencia fuerte será entre Verónica Rodríguez y Josefina Salazar, dándole muchas posibilidades a la ex diputada local y federal. A Verónica, además de Xavier Azuara, dicen que la apoya, Octavio Pedroza Gaitán, e incluso, Enrique Galindo. A Josefina Salazar, se comenta, la apoyan los que no están de acuerdo con Octavio Pedroza y con Xavier Azuara -¿tantos? pues ya ganó, dijo un díscolo-, además de algunos panistas que formaban parte de los grupos de quienes en la pasada campaña cambiaron de partido por su inconformidad con las decisiones de la dirigencia. Hay quienes aseguran que hasta la gente de Xavier Nava, anda apoyando a alguna candidata, si eso es cierto, por lo bien que se llevó el ex alcalde con el panismo, bien haría en darle las gracias o de plano decirle no me defiendas compadre. POR LO PRONTO las 3 andan en campaña y buscando convencer a la militancia para que el día de la elección, sus seguidores, vayan a votar. La verdad es que se necesitan partidos políticos con dirigencias fuertes, capaces de motivar y generar ofertas electorales reales y con las expectativas que los electores esperan, si queremos democracia y autoridades que realmente hagan su función. Las 3 andan haciendo lo suyo y ofreciendo trasformar a su instituto político con trabajo y unidad, lo interesante será lo que suceda después, ¿pasada la elección, las que no ganen, se sumarán al trabajo que emprenda la que resulte electa? Así debería ser, pero si no se han podido poner de acuerdo antes, ya después, ¿podrán hacerlo?, hay quienes esperan que den esa muestra de madurez.  Se imaginan el éxito político que sería si después de la elección todas se pusieran de acuerdo.  NOSOTROS DECIMOS:

Seguro que imposible es

Exigirles es un exceso,

Que se pongan de acuerdo tres

¡Si ni solas pueden hacer eso!

adiestraysiniestra_3@hotmail.com

adiestraysiniestra@yahoo.com.mx

Twitter: @FiliJuarezC